jueves, 30 de mayo de 2013

PLANES AGROPECUARIOS A CORTO Y MEDIANO PLAZO

             Los agrotécnicos que se dediquen a la elaboración de Proyec­tos Agropecuarios, deben considerar que las entidades crediticias ex­igen estudios actualizados, poco complejos, factibles desde el punto de vista económico‑financiero y en definitiva, bien documentados que les permitan prever la posible recuperación de los recursos a otorgar a los productores. Prefieren aceptar planes elaborados con las herramientas de la informática y computación, como forma de asegurar mayor confiabilidad a los cálculos, calidad en la presentación y facilidad tanto en la corrección, como en la evaluación.
      Ahora bien, se entiende por planificación a corto plazo, aquella que tiene duración de 1 ó 2 años y a mediano plazo 3, 4 ó 5 años; estos tipos de planes se reciben usualmente en los organismos crediticios públicos y privados, para poder acceder a recursos monetarios destinados al desarrollo productivo y promoción social. Las entidades colocan dinero suficiente en los presupuestos anuales y fondos rotativos, tanto a nivel central como en las gobernaciones, alcaldías y oficinas regionales. Esto nos permite pensar, que la disponibilidad de recursos se asegura al ocurrir el reciclaje del dinero, ya que su retorno pronto, permitirá colocarlo de nuevo en manos de otros prestatarios.

      Son proyectos sencillos y poco extensos, cuyo contenido varía en función al tipo de actividad agropecuaria que se desee planificar; pero al igual que los proyectos a largo plazo, deben ser bien evaluados, desprovistos de elementos corruptos y con respuestas inmediatas a los solicitantes, en todo caso, se acostumbra medirlos a través de (3) pará­metros básicos: Calidad, Tiempo y Costo.

¿ Qué determina la Calidad de un Proyecto ?

‑ Pues, las especificaciones establecidas para su desarrollo, especialmente aque­llas discutidas con el beneficiario del Proyecto. Por ejemplo, razas, variedades, tecnología, tipo de inversión, alcance del proyecto, asistencia técnica etc.

¿ Que determina el Tiempo de un Proyecto ? 
‑ Usualmente se elabora un cronograma de las actividades a realizar, que algunos planificadores denominan calendario agrícola. En el caso específico de planificaciones pecuarias considera los períodos de gestación, cría, recría, postura, ceba etc., y en la mayoría de las veces lo determina el tiempo que fijan los mismos entes crediticios para cada rubro, que se supone también provendrá de estudios internos serios y en relación a las características propias de cada rubro en particular.
¿ Que determina el Costo de un Proyecto ?
‑ Para ello es básico el análisis de cos­tos y precios, como también la exacta elaboración de un presupuesto. En el caso concreto de proyectos crediticios, se debe elaborar un Plan de Inversiones que considere entre otras cosas, labores a realizar, necesidades de animales, maquinarias, equipos y materiales. Los agrotécnicos los utilizan para planear rubros agrícolas a corto plazo como hortalizas, cereales y cultivos anuales, así como también el mantenimiento anual de cultivos perennes. En cuanto a la actividad pecuaria los emplean en especies menores: ovinos, caprinos y conejos; cría o ceba de peces; granjas avícolas de pollos de engorde, gallinas ponedoras y codornices; cría y engorde de cerdos. Se usan igualmente para planear la ceba de ganado bovino y solicitar recursos para efectuar la mecanización de tierras y/o adquirir maquinaria agrícola.
      Su patrón de diseño es variado, el cual obedece al tipo de rubro planificado, basándose en criterios lógicos de capacidad de sustentación, capacidad de alojamiento, costo de fundación/Há, costo de producción/Há, costo de mantenimiento/Há y/o atendiendo a patrones de financiamiento establecidos por las entidades financieras. En conclusión, este tipo de planes son muy utilizados a nivel de la administración pública y privada, sirviendo para sustentar inversiones no tan altas, ni prolongadas en el tiempo.
                                                                                 N.H. Mayo 2013

 

jueves, 16 de mayo de 2013

ALGO SOBRE EL PRESUPUESTO AGROPECUARIO

              Sí partimos de la premisa que la Planificación, constituye una de las fases fundamentales del proceso administrativo y seña­lamos que en el sector agrícola su importancia es mayor, debido al elevado riesgo que caracteriza a las estas acti­vidades productivas; podemos sostener que la formulación de planes presupuestarios, es necesaria para asegurar el éxito que se aspire conseguir. Ahora bien, si me preguntan si esta formulación se realiza usualmente en nuestro campo latinoamericano, mi respuesta es casi no,, para evitar decir NO. Aún cuando no se requiera ser experto para elaborar un Presupuesto Agropecuario, si deben conocerse algunos elementos básicos.     
              Digamos que la adecuada formulación de un Presupuesto está relacionada con la percepción y visión del planificador, su ac­tualización en precios y costos y el logro de la participación activa del productor; pues prácticamente arranca de cero (0), al confrontar serias dificultades en la obtención de información bá­sica como parámetros, estándares y valores confiables. Ya afirmamos que la mayoría de los productores latinoamericanos no presupuestan, ni mucho menos planifican sus actividades e inversiones, a no ser cuando se ven obligados para acceder a créditos a largo plazo que concede la banca pública y privada. Por otra parte, las organizaciones gremiales e instituciones gubernamenta­les deben entender que al presupuestar y obviamente planificar­ las fincas, muchas obras y programas de fomento agropecuario tendrían mejor asidero y fundamento, razón por la cual no se des­pilfarrarían tantos recursos.
              Entre las razones y ventajas que existen para que los agroproduc­tores, las organizaciones y las propias instituciones gubernamen­tales del sector agrícola, se ocupen de realizar planes presupuestarios en forma concertada, tenemos:
  1.  Permite conocer las necesidades actuales y prever las necesidades futuras de fincas y áreas rurales determinadas
  2. Favorece la obtención de información básica sobre Costos y Beneficios de las actividades agropecuarias
  3. Facilita la selección de las alternativas más convenientes
  4. Determina el nivel de compromiso y los límites reales de participación de los productores en los planes que se elaboren
          
              Cuando se indica que el Presupuesto es una de las formas sencillas de planificar, es porque nos permite seleccionar las mejores alter­nativas fácilmente; quiere decir que podrá informarnos sobre cuales activi­dades son prioritarias, cuáles de ellas se podrían realizar parcialmente y también cuáles deberían aplazarse necesariamente, sí consideramos, por ejemplo, los re­cursos monetarios que disponemos sean propios u obtenidos a tra­vés de gestión crediticia.   
             La formulación de un Presupuesto Agropecuario involucra ela­borar un plan de explotación en el cual se destacan los cambios propuestos, las aspiraciones del propietario, las limitaciones y los recursos disponibles. Se diseñan cuadros y diagramas, se cal­culan ingresos, costos, utilidades y se visualiza el posible re­sultado económico, pues realmente un "presu­puesto es una declaración de resultados anticipados" de las acti­vidades a realizar. Cuando se elabora un presupuesto agropecuario, se busca y procesa información sobre:
  • Superficie de la finca
  • Inventario de los recursos disponibles
  • Volumen y valor de la producción esperada
  • Precios vigentes del mercado
  • Ingresos
  • Costos
  • Utilidades probables
              Un trabajo de ésta naturaleza implica que se pudieran conse­guir resultados no esperados cuando se realice su ejecución,  sin embargo esto no quiere decir que haya sido mal elaborado, sino que pudo haber sido afectado por una serie de aspectos sobre los cuales, ni el planificador ni el mismo propietario tienen control suficiente, como por ejemplo: Lluvias torrenciales, sequía, huel­gas, demoras crediticias, accidentes, importaciones desmedidas, cambio monetario etc.
             Debemos tener presente que existe la posibilidad de realizar "ajustes ó reprogramacio­nes" presupuestarias para enfrentar administrativamente cualquiera imprevisto manejable, es decir que un presupuesto es proclive a modificaciones, lo importante es que se adquiera la habilidad, conocimiento y experiencia suficiente para no incurrir en fallas recurrentes, que impidan aprovechar el beneficio que produce su aplicación. Si los productores consideran dejar esta labor exclusivamente a los agrotécnicos, entonces deberán preocuparse por contratar la persona idónea que los ayude a efectuar las cosas como Dios manda y no dejar todo al azar, ni a su propia imaginación.

martes, 7 de mayo de 2013

FUNCIÓN GREMIAL V.S. FUNCIÓN POLÍTICA

             Es muy difícil en estos momentos desligar ambas funciones, pues ha pasado mucha agua bajo el puente y aparecieron nuevos intereses en escena. Los productores agropecuarios se cansaron de tocar puertas, buscar solidaridad, aportar capitales y recibir migajas. Vieron como militares, comunicadores, deportistas y hasta artistas, empezaron a buscar lo suyo dentro de la política, sin poner casi nada a cambio. Vieron como convertidos en nuevos ricos llegaron a invertir en el campo, aún sin saber sembrar una papa, criar un pollito o enlazar una res.

            Bajo el prestigio ganado en la lucha gremial, los agroproductores empezaron a insinuarse en espacios urbanos, o mejor a ocuparlos sin mucho miramiento.  Entonces volvieron sus ojos a la ciudad y empezaron a ser alcaldes, diputados, gobernadores y uno que otro director o ministro. Esto tendría nuestro pleno reconocimiento, si no hubieran olvidado que la importancia de la acción productiva y gremial en el campo, no solo va en beneficio particular, sino que la mueve también el interés colectivo; al fin de cuentas su función primaria de alimentar la población, cada día cobra mayor importancia dentro de la sociedad. Es extremadamente urgente recuperar la participación activa de todos los componentes del Sistema Productivo y para ello deberán valerse de la motivación, trabajo y comunicación permanentes. El bienestar circunstancial que origina la burocracia, nunca estará por encima de la actividad gremial, productiva o socioeconómica del campo.

           Pensamos que actualmente las asociaciones de productores y por ende las de ganaderos (que siempre han sido las mejores organizadas del país), deberán repotenciarse, reforzar sus cuadros y sin necesidad de politizar sus acciones, considerar como estrategias efectivas para lograr dinamismo, proyección y satisfacción entre sus afiliados, estos (5) aspectos importantes que sugerimos para su revisión:
 
 
1.     Integrar a pequeños, medianos y grandes productores dentro de una organización donde impere el principio de igualdad de oportunidades.                                   

2.     Reestructurar su organización interna adoptando el modelo cooperativo para la función socioeconómica.

3.     Luchar por la regionalización de sus actividades, o sea ampliando su cobertura de acción, hasta ahora limitada al ámbito local.

4.     Abordar activamente la agroindustria, agrocomercio y los agroservicios.

5.     Implementar la integración binacional en aquellos territorios fronterizos.

NUESTRO PRIMER VIDEOCLIP

QUERIDOS AMIGOS:  HE AQUÍ NUESTRO PRIMER VIDEOCLIP,, COOPATSUCRE,  NACIÓ LEGALMENTE EL 8 DE SEPTIEMBRE DEL 2008;  UN AÑO DESPUÉS DISE...