FUNCIÓN GREMIAL V.S. FUNCIÓN POLÍTICA

             Es muy difícil en estos momentos desligar ambas funciones, pues ha pasado mucha agua bajo el puente y aparecieron nuevos intereses en escena. Los productores agropecuarios se cansaron de tocar puertas, buscar solidaridad, aportar capitales y recibir migajas. Vieron como militares, comunicadores, deportistas y hasta artistas, empezaron a buscar lo suyo dentro de la política, sin poner casi nada a cambio. Vieron como convertidos en nuevos ricos llegaron a invertir en el campo, aún sin saber sembrar una papa, criar un pollito o enlazar una res.

            Bajo el prestigio ganado en la lucha gremial, los agroproductores empezaron a insinuarse en espacios urbanos, o mejor a ocuparlos sin mucho miramiento.  Entonces volvieron sus ojos a la ciudad y empezaron a ser alcaldes, diputados, gobernadores y uno que otro director o ministro. Esto tendría nuestro pleno reconocimiento, si no hubieran olvidado que la importancia de la acción productiva y gremial en el campo, no solo va en beneficio particular, sino que la mueve también el interés colectivo; al fin de cuentas su función primaria de alimentar la población, cada día cobra mayor importancia dentro de la sociedad. Es extremadamente urgente recuperar la participación activa de todos los componentes del Sistema Productivo y para ello deberán valerse de la motivación, trabajo y comunicación permanentes. El bienestar circunstancial que origina la burocracia, nunca estará por encima de la actividad gremial, productiva o socioeconómica del campo.

           Pensamos que actualmente las asociaciones de productores y por ende las de ganaderos (que siempre han sido las mejores organizadas del país), deberán repotenciarse, reforzar sus cuadros y sin necesidad de politizar sus acciones, considerar como estrategias efectivas para lograr dinamismo, proyección y satisfacción entre sus afiliados, estos (5) aspectos importantes que sugerimos para su revisión:
 
 
1.     Integrar a pequeños, medianos y grandes productores dentro de una organización donde impere el principio de igualdad de oportunidades.                                   

2.     Reestructurar su organización interna adoptando el modelo cooperativo para la función socioeconómica.

3.     Luchar por la regionalización de sus actividades, o sea ampliando su cobertura de acción, hasta ahora limitada al ámbito local.

4.     Abordar activamente la agroindustria, agrocomercio y los agroservicios.

5.     Implementar la integración binacional en aquellos territorios fronterizos.

Comentarios

Entradas populares de este blog