PROYECTOS A LARGO PLAZO

          Sabemos que los Proyectos Agropecuarios, nacen de las necesidades individuales y/o colectivas de los productores y representan un mecanismo válido para la consecución de respuestas, que satisfagan dichas necesidades. Ahora bien, ya en el anterior post comentamos, todo lo relacionado con los proyectos a corto y mediano plazo, en esta oportunidad lo haremos sobre los proyectos a largo plazo, que son aquellos cuyos períodos de ejecución es de seis (6) ó más años. Por otra parte, un Proyecto de Inversión para rubros o actividades enmarcadas dentro de éste período, estará dirigido a medir en el tiempo, no sólo el valor del dinero de las inversiones realizadas antes y durante su ejecución, sus costos y su valor de salvamento; sino la propia recu­perabilidad del recurso otorgado bajo financiamiento.
         En proyectos donde se piense trabajar con cultivos permanentes (perennes), se habla de una Fundación, cuando se atiende el 100% de la plantación; en términos corrientes diríamos que está “naciendo” la plantación de la finca o empresa. Si se desea planificar una plantación establecida, que amerite tan solo un impulso programado, hablamos entonces de una Consolidación, lo cual no es otra cosa, que determinar a los ojos de una inspección técnica, la necesidad de atender en ± 60% la plantación que la conduzca a su mejoramiento, en algunos lugares también se conoce con el término de Renovación. Se diseñan proyectos a largo plazo para fincas pecuarias en el caso de explotaciones lecheras, doble propósito, centros de recría bovinos y explotaciones bufalinas, aquí dentro de este sub-sector, también se manejan los conceptos de Fundación y Consolidación, ya sea para explotaciones que se estén iniciando o marchen con algunas dificultades.  

         Hemos visto casos especiales de proyectos a largo plazo en especies menores, cuando se elaboran planes de crédito holgados que llevan buena dosis de carga social, como ocurre para el financiamiento integral de cooperativas, proyectos fronterizos o comunidades indígenas, donde se involucran especies menores y rubros de ciclo corto en combinación con rubros permanentes y/o especies mayores; todo eso, muy bien diseñado y sustentado para ser financiado a largo plazo. Bueno, podemos anotar también como un caso especial, el diseño que se utiliza para planificar Fincas o Granjas Integrales.
         Muchos productores preguntan, cuánto es el monto máximo del crédito que una entidad bancaria pública o privada pudiera otorgar al efectuar una solicitud. Y simplemente contestamos”: “los montos de los préstamos a planificar obedecen a (3) aspectos fundamentales”. Primero a las políticas internas establecidas por los organismos crediticios donde se hará la solicitud, o sea los parámetros, límites o condiciones que ellos fijan para los rubros, bienes o servicios a financiar; en segundo término por el valor de las propiedades fijas presentadas como garantía del crédito solicitado (tierras, pastos, cultivos, construcciones e instalaciones) y en tercer lugar, por los resultados económicos y financieros del proyecto en cuestión, en este último caso, se busca demostrar que con los recursos disponibles y aquellos provenientes del crédito, el productor es capaz de cubrir los costos operativos, cancelar en el banco las obligaciones contraídas y además obtener un beneficio o meta económica adecuada. Si eso se cumple, tengan la plena seguridad que el monto técnicamente calculado será automáticamente aprobado.
         Para concluir es bueno agregar que un proyecto a largo plazo de monto elevado, debe ser bien respaldado mediante un estudio de mercado, la consideración del proceso inflacionario e inclusive el cálculo del riesgo. No obstante, dichas exigencias privan en megaproyectos crediticios de infraestructura, industria ó servicios; pero hay mayor flexibilidad para los proyectos de inversión agropecuarios y socioeconómicos.

                                                                                          N.H/Junio 2013

Comentarios

Entradas populares de este blog