PROBLEMAS GANADEROS

              La importancia de la ganadería nacional se determina por su elevado peso específico en la seguridad y soberanía alimentaria, pues interviene con productos de carácter masivo y básico para la población venezolana; pero también contribuye fuertemente en el P.I.B, generación de empleo y en la dinámica económica de otros sectores como el comercio, industria y servicios.
              La ganadería actúa en la función socio-económica de la población rural y a través de sus organizaciones gremiales a la promoción cultural de la familia e incorporación de agrotécnicos a la función productiva. Es una actividad inclinada a la adopción de nuevas tecnologías y a participar en la comercialización directa de sus productos. Sin embargo, todo este espectro se ve opacado por una serie de problemas, que nosotros mismos muriéndonos de viejos, observamos que nunca terminan de atenderse debidamente y por consiguiente, resolverse. La situación actual la podemos disgregar, atendiendo a los componentes del sistema productivo; pero recalcamos, no tiene caso conocer la importancia y el detalle de la problemática ganadera, si no aparecen las soluciones efectivas que permitan salir de la crisis que la caracteriza. De todas maneras, con el propósito de revisar los problemas, provocar cualquier efecto motivacional y rogar porque se generen las soluciones, tenemos lo siguiente:

En primer lugar, si consideramos los aspectos de carácter político, podemos asegurar que el Poder Público Nacional no ha valorado en su justa dimensión al sector agropecuario, lo cual se evidencia en el abandono crónico en que se encuentra sumergido, por otra parte, las organizaciones de productores tradicionalmente han actuado sobre el efecto y no sobre la causa, expresado en una actuación exagerada sobre la función político gremial y escasa sobre la función socio-económica.
              Los problemas más comunes que se generan, son entre otros: Inseguridad personal, inseguridad jurídica, importaciones desmedidas, permisología complicada, penetración partidista en las organizaciones gremiales, formulación de políticas, leyes y reglamentos en forma unilateral.
              En cuanto a los problemas de tipo económico, encontramos: Tasas de interés elevadas, carencia de planes de financiamiento modernos, aumento incontrolado de los insumos, escasas inversiones públicas en el medio rural, relaciones inadecuadas entre productores y agroindustria, exagerada intermediación, monopolio y oligopolio.
              Los problemas corrientes de orden social son: Bajo nivel socio-cultural de los propietarios, baja calificación de la fuerza de trabajo, limitada participación de las instituciones universitarias, educación rural urbanizante, asistencia médico-asistencial deficiente, relaciones inadecuadas entre los productores y consumidores.
              Con respecto a los problemas de tipo técnico, tenemos: Poca divulgación de los resultados de la investigación ganadera, rebaño nacional poco productivo, deficiente control sanitario, escasa inclinación por planear y administrar adecuadamente, carencia de programas de capacitación, deficientes sistemas de información sobre precios, costos y volúmenes de producción. Finalmente es conveniente destacar que un Sistema Productivo Ganadero debe estar directamente vinculado a los aspectos ecológicos, en cuanto al uso racional de los recursos naturales y a la obtención de productos y subproductos desprovistos de elementos contaminantes.
              Como observamos los problemas son múltiples, diversos e interrelacionados y solo enfrentándolos con medidas eficaces, integradas, consensuadas e inmediatas, se podrán resolver. Ningún Ministerio por sí solo, será capaz de resolver la situación y nos atrevemos a decir, ni siquiera mejorarla. Cuando un productor protesta lo hace por el precio del producto, lo propio hace el industrial y el Gobierno responde con el ajuste del precio final, es decir a nivel del consumidor y de allí no salen, los problemas persisten y la situación se agrava. Hay que partir de la premisa que para gerenciar efectivamente debe conocerse la materia, basarse en la experiencia, concertar y tener visión de progreso, por consiguiente el Gobierno con su función promotora del desarrollo debe contar con sus mejores hombres y darle un fondo de política de estado al sector productivo, buscar el acuerdo permanente, dictar políticas adecuadas, mesurar su acción importadora, abrir compuertas y dejar su ataque frontal contra los que verdaderamente producen alimentos en el país.

                                                                                                       N.H. Julio 2013

Comentarios

Entradas populares de este blog